Reflexión

Raíces aéreas

Los neumatóforos son raíces de plantas adaptadas a vivir en terrenos fangosos, como las marismas y los pantanos, o en lugares inundados regularmente, como los manglares y los estuarios. Estas peculiares raíces sobresalen verticalmente fuera del barro y su superficie está cubierta de lenticelas (o pequeños poros) que toman el aire y lo pasan a un tejido esponjoso que, a su vez, mediante un proceso de ósmosis, distribuye el oxígeno a la planta. Los neumatóforos son el fruto de una sorprendente adaptación biológica que ha permitido a unas pocas especies de plantas vivir en condiciones donde la mayoría no puede prosperar.

No debemos olvidar que el agua, para las plantas, es un arma de doble filo. Resulta imprescindible para vivir, pero en exceso conduce a la muerte. Por eso un suelo bien drenado es tan importante para la vida vegetal como el agua misma. El agua, aunque necesaria, debe ser administrada con cautela. Ya sea por exceso o por defecto, la fuente de vida puede convertirse en causa de muerte. 

Quizás por eso en la mentalidad bíblica tanto el diluvio como la sequía prolongada se interpretan como claras advertencias de Yahvé y consecuencias inequívocas del pecado humano. 

Podríamos profundizar en este simbolismo y afirmar que es en el justo medio donde se ubica la prudencia, la fecundidad y la bendición de Dios. Un suelo bien regado y drenado es comparable a una vida en la que la oración, la caridad y la ascesis están equilibradas. Como nos recuerda la carta de Tito, “una vida sobria, honrada y religiosa” constituye el ideal de vida del creyente. 

Quizás también por ello en la historia de la espiritualidad cristiana a menudo se han establecido comparaciones entre el drenaje y la ascesis. Aquellos que consagran su vida a la oración saben bien que es imprescindible no cometer excesos, incluso con prácticas tan recomendables como la oración, el ayuno y la penitencia. Porque, como sucede con el agua, estas prácticas, si no se dosifican, pueden acabar ahogando la vida espiritual.

Los Cartujos, una de las ordenes monásticas más estrictas, tienen establecido en la regla que regula su vida un día de excursión comunitaria donde pasean juntos, comen y conversan de modo informal. San Bruno, el fundador, aprendió que para poder vivir en soledad y en oración permanente, durante toda la vida, es preciso también experimentar la comunidad, el ocio y el descanso. El día de esparcimiento de los Cartujos funciona como un neumatóforo, como un conjunto de pequeñas lenticelas que oxigenan y refrescan la vida del monje. La experiencia de los maestros espirituales y el libro de la Creación se iluminan mutuamente.

Sin embargo, la experiencia dice que, por desgracia, no siempre es posible regar, drenar y oxigenar nuestra vida espiritual como desearíamos. A menudo, ni siquiera depende de nosotros. Hay ocasiones en que los acontecimientos se precipitan, nos desbordan y no podemos gestionar todo lo que experimentamos. Entonces quedamos anegados, empantanados, ahogados. Y, en el peor de los casos, la vida espiritual puede quedar asfixiada para siempre. En estas circunstancias, resulta imprescindible encontrar maneras de oxigenarnos, de permitir la llegada de aire fresco, de facilitar nuevos accesos del Espíritu a nuestras vidas. 

El término neumatóforo (del griego pneuma, aire, y phoros, portar) significa literalmente “portador de aire” o “portador del Espíritu”. Esta palabra resuena en la imaginación cristiana y conecta con diversas tradiciones y devociones que han explorado modos alternativos de orar y abrirse al viento del Espíritu.

María, para la devoción popular primero y para la reflexión teológica más tarde, se presenta como la madre de Dios, la portadora de Jesús. San Cristóbal (Christósphoros o portador de Cristo) es aquel que lleva a hombros al propio Jesús. También los profetas son presentados en la Biblia como los portadores del Espíritu de Dios, aquellos por medio de los cuales Yahvé se comunica. Y el propio Jesús es descrito en los evangelios como alguien impulsado por el Espíritu—conducido al desierto—y como portador del Espíritu—que anuncia la llegada de la buena nueva del Reino a toda la Creación—.

Visto desde esta perspectiva, al contemplar la vida de Jesús caemos en la cuenta de las numerosas aperturas que estableció al Espíritu. Como si de pequeñas lenticelas se tratase, Jesús acudía a Betania a descansar con sus amigas Marta y María, comía con sus discípulos y, sobre todo, se retiraba con frecuencia al descampado a orar. Aunque es en los relatos de la pasión, sobre todo en Getsemaní y durante la crucifixión—precisamente cuando se siente asfixiado por el miedo, la soledad y la traición–donde mejor vemos el modo como Jesús se abre al Espíritu en la oración. 

Esas dos sobrecogedoras escenas del final de los evangelios funcionan a modo de neumatóforos, como dramáticas oraciones elevadas al cielo, capaces de abrirse paso y sobresalir entre el asfixiante fango de la muerte para invocar al Espíritu de la vida. En estos últimos actos conscientes de la voluntad, Jesús consuma su propia evolución espiritual abriéndose a Dios, al Espíritu que le consuela, le esponja y le oxigena anunciando su futura elevación en la resurrección y la ascensión.

Contemplar la vida de Cristo constituye el ejercicio espiritual más básico, aquel al que tenemos que volver una y otra vez. Pero contemplar con frecuencia el libro la Creación y aprender de él puede enriquecer y profundizar ese primer ejercicio.

Busquemos creativamente, como han hecho unas pocas especies de árboles, aperturas al Espíritu. Elevémonos siempre que podamos sobre el suelo movedizo de la vida cotidiana y el barro de la rutina. Hagamos de la oración el pulmón de nuestra vida espiritual.

Esta es una de las principales tareas que tenemos como creyentes. Una tarea que acabará transformándose en un don. El don que nos oxigena, nos mantiene vivos y nos salva de la decadencia y la asfixia espiritual.

Jaime Tatay, SJ

Foto: Peripitus – wikipedia – https://en.wikipedia.org/wiki/Aerial_root#/media/File:Pneumatophore_overkill_-_grey_mangrove.JPG

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s