Reflexión

Un cordón umbilical virtual

Hablando un día con un amigo me dijo, refiriéndose a la relación entre su mujer, él y sus hijos, “es como si existiese un cordón umbilical virtual”.

La frase me hizo gracia por la rima, por el tono y por la convicción con que la dijo. Al día siguiente, la frase me vino de nuevo a la cabeza, de forma inesperada, al tratar de preparar una homilía en la que quería predicar sobre cómo Dios se relaciona con cada uno de nosotros.

“Ya está” –me dije– “entre cada uno de nosotros y Dios existe también un cordón umbilical virtual. Lo que nos pasa, le afecta; lo que hacemos, le importa; lo que pedimos, lo escucha. Dios nunca corta su conexión con nosotros, pase lo que pase. Aunque no le veamos, mantiene un vínculo, en apariencia virtual, pero real”.

Ahora bien, si esto es así, una pregunta que muchos creyentes nos hacemos es: ¿Y por qué a menudo no siento a Dios de un modo directo y real? ¿Por qué, con frecuencia, me experimento desligado, desconectado, desvinculado de Dios? Y lo que es todavía más descorazonador: ¿Por qué ni siquiera le experimento de un modo virtual, es decir de un modo indirecto, diferido, mediado por otros?

Ante estos interrogantes, algunos rasgos de nuestra cultura global y urbana –impersonal, digital y virtual– pueden ayudarnos a entender cómo es Dios y cómo se relaciona con nosotros.

En efecto, una gran parte de nuestra vida social, a diferencia de lo que ha sucedido a lo largo de la historia de la humanidad, está hoy constituida por relaciones impersonales. En cada vez más ámbitos, para interaccionar con otras personas no necesitamos saber quiénes son, cómo se llaman o dónde viven. Es más, ni siquiera tenemos por qué comunicarnos con ellas directamente. Dispositivos digitales lo hacen ahora por nosotros, “mediando” esas relaciones.

Sin embargo, muchas de las cosas que hacemos, aunque estén “mediadas” y sean cada vez más inmediatas, siguen teniendo consecuencias y siendo tan reales como antes.

Los conceptos de huella digital y huella ecológica se han popularizado en los últimos años para medir el rastro digital que dejamos y las consecuencias medioambientales de nuestras acciones. Son herramientas que tratan de calcular el impacto de las decisiones humanas sobre las vidas de otras personas, sobre las generaciones futuras y sobre la naturaleza. Que nuestras relaciones sean cada vez más virtuales no significa que no haya personas, sino que no conocemos o interactuemos directamente con ellas, como pasaba antes. Significa que lo hacemos usando nuevas canales, estructuras y plataformas como internet o como las cada vez más “deslocalizadas” cadenas de producción y consumo.

Si bien es cierto que la imprenta, el teléfono o la televisión hace mucho que hicieron más impersonales nuestras relaciones, en las últimas décadas esta dinámica se ha profundizado y acelerado, trayendo cosas buenas y no tan buenas. Las redes sociales o la compra on-line serían claros ejemplos de nuevas mediaciones que han despersonalizado aspectos importantes de nuestras vidas, transformando aceleradamente algunos sectores de la economía, como estamos comprobando durante la actual crisis sanitaria del COVID.

La nueva realidad en la que estamos inmersos, por tanto, plantea preguntas interesantes y pertinentes, pero nos centraremos solo en aquellas con las que iniciamos esta reflexión.

Si, en efecto, nuestras relaciones son hoy más virtuales que nunca, ¿implica necesariamente que son menos reales, menos auténticas, menos humanas? Y en el caso de la relación con Dios, al no ser ni haber sido nunca interpersonal (en el sentido físico del término), ¿podemos también considerarla menos real y auténtica que el resto?

La experiencia del fuerte vínculo entre padres e hijos a la que me referí al inicio puede ayudarnos a responder a estas preguntas.

Por un lado, parafraseando las palabras de mi amigo, muchos padres y madres confirmarán la existencia de un “cordón umbilical virtual” que se establece para toda la vida entre progenitores y vástagos. Del mismo modo como le sucede a Yahvé con su pueblo les sucede a los padres con sus hijos: lo que les pasa, les afecta; lo que hacen, les importa; lo que piden, lo escuchan. Para los padres, las fotos, los recuerdos y las historias de sus hijos los hacen presentes y los vuelven reales, incluso en su ausencia.

El mejor ejemplo de esta relación en la Biblia es la de Jesús con su Padre. Los evangelistas describen esta relación como una especie de canal de comunicación virtual y permanente que acompaña a Jesús a lo largo de su vida y reaparece con especial intensidad en la oración. Se trata de un vínculo invisible, pero muy real, entre Padre e Hijo que sostiene la vida y la misión de Jesús.

Por otro lado, la experiencia de la encarnación –tan cercana a la paternidad y a la maternidad, y tan distinta al mismo tiempo– nos ayuda también a entender la posibilidad de una relación auténtica, aunque virtual, con las personas queridas y con el propio Dios. Cuando los cristianos afirmamos que Dios se encarna afirmamos que un día, hace muchos años, el propio Dios nació, físicamente, en un apartado rincón del mundo. Sin embargo, la encarnación no significa sólo que Dios nació, que se hizo carne; significa, sobre todo, que se estableció un antes y un después, que Dios dejó una huella permanente en la historia.

Pero la encarnación significa también que, por el simple hecho de ser criaturas, dejamos una huella imborrable en el Creador, como hacen los hijos con sus padres.

Las palabras que escuchamos en el evangelio de Juan apuntan a esa experiencia: “yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él” (Jn 14).

Con la fe en la encarnación –y su otra cara, la resurrección– afirmamos que Dios sigue presente, comunicándose, naciendo, dando vida, relacionándose directamente con cada uno de nosotros. Su recuerdo es como una huella permanente, imborrable, indeleble, similar a la de las personas queridas ya fallecidas que, al cerrar los ojos y traerlas a la memoria, volvemos a hacer presentes.

La presencia de Dios en nuestro mundo es percibida casi siempre como una relación virtual mediada por espacios, tiempos, ritos, narraciones y símbolos que nos introducen en un ámbito de comunicación sagrada.

Pero esta presencia no es menos real por ser experimentada como algo virtual. Las mediaciones son fundamentales para vivir, expresar y transmitir nuestra relación con Dios. Lo son porque “median” las presencias de Dios, presencias que dejan huellas a nuestro alrededor y dentro de nosotros.

Esas mediaciones son el cordón umbilical virtual de nuestra fe.

Jaime Tatay, SJ

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s